Intérpretes, interpretadores y actores

Estas dos minihistorias se juntaron el otro día en mi cabeza, y me llevaron a plantearme la relación entre algunas profesiones que consisten en transmitir información: traductores, actores, periodistas (los curas también transmiten información, es verdad, pero sesgada desde la raíz…por malas traducciones, entre otros motivos).

  1. Mi amigo C. es cantante y actor. Muy buen cantante y muy buen actor. Y un gran profesional. Recientemente se ha visto en la necesidad de estudiar un texto en verso, para decirlo en escena. Lo primero que ha hecho ha sido acudir a un maestro para que le enseñe. Fascinado por lo aprendido, C. escribió en FB: «El verso me ha enseñado a no pasar por encima de ninguna frase, a valorar actoralmente todas las posibilidades de una sola palabra y, por lo tanto, ha cambiado hasta mi forma de aprovechar un texto en prosa».
  2. Mi amigo J. es un eminente alergólogo (o «alergista», como dicen en Argentina). Cuando estábamos en la facultad de medicina y yo empezaba a traducir cositas para editoriales médicas, hicimos un viaje a Andalucía. En La Alhambra una mujer me leyó la mano y me dijo que yo iba a dedicarme a «transmitir información». Mi amigo y yo nos acordamos mucho de aquella anécdota: ¿quién iba a decirnos a nosotros que aquella mujer predijo mi futuro?

Me fui al diccionario de la RAE y encontré la siguiente pescadilla, que se muerde la cola sin piedad (he tomado solo las acepciones que me convienen, faltaría más):

Intérprete: persona que explica a otras, en lengua que entienden, lo dicho en otra que les es desconocida.
¿Los intérpretes explican las cosas? Yo creo que no, que las traducen. No somos explicadores. ¿Somos, casos, interpretadores?
Interpretador: traductor.
¿Qué dice la RAE sobre nuestro noble oficio?
Traducir: expresar en una lengua lo que está escrito o se ha expresado antes en otra.
Lo que se ha escrito o se ha expresado. Eso está mejor.
¿Qué es «interpretar» para la RAE?
Varias acepciones. Resumiendo: 1) explicar el sentido de algo, 2) traducir, 3) explicar, expresar de un modo personal la realidad, 4) representar (en un esenario) y 5) ejecutar (música, se entiende).
O sea que los traductores somos interpretadores pero también intérpretes. Y que todos, intérpretes e interpretadores, transmitimos información; como hacen los actores, que cuando se enfrentan al verso y son profesionales aprenden la importancia de cada palabra y de cada acento.
Nosotros podemos traducir Hamlet, pero después alguien tiene que interpretarlo. En inglés, el verso más conocido:
To
be
|
or
not
|
to
be,
||
that
is
|
the
ques-
tion

tiene una complejísima estructura de acentos (es un pentámetro yámbico http://en.wikipedia.org/wiki/Iambic_pentameter, pero con rima femenina http://en.wikipedia.org/wiki/Feminine_rhyme). Hay en esa misma obra otros 1249 versos de muy diferentes estructuras. El traductor solo puede limitarse a teclear «Ser o no ser…», pero también interpreta.

Una vez más la etimología nos saca de dudas (o no): originalmente «intérprete» es «mediador» (v. Corominas), y en concreto procede de lo que hacía Hermes, que antes de fabricar bolsos de lujo trabajó como mensajero de los dioses, según cuentan aquí (hay fuentes más fiables, pero este no es un artículo erudito): http://bit.ly/Kkbm6l.
Soy traductor y fui músico, y me fascina pensar que soy un mediador, un mensajero de los dioses, un intérprete y un interpretador. Me gusta saber que transmito información, a ser posible sin dejar mi huella en ella (salvo que lo exija el guión).
También la forma de trabajar de los músicos se parece a la de los traductores. En estas palabras Stravinsky se refiere a los primeros, a los músicos, pero son perfectamente aplicables a nuestra profesión:
“La primera condición que debe cumplir quien aspire al prestigioso nombre de intérprete es la de ser ante todo un ejecutante sin falla.” (Stravinsky, Poetique musical. Trad. de Eduardo Grau).
Dan ganas de pensar que, en el fondo, todos somos un poquito artistas.
8 comentarios
  1. elartedetraducir
    elartedetraducir Dice:

    Qué entrada tan bonita, Pablo. Yo fui bailarina durante muchísimos años (estudié en el Conservatorio de Danza de Murcia y me saqué el Grado Medio de danza clásica), y lo que más me gustaba de bailar era la posibilidad infinita de interpretar papeles muy diferentes, tanto en la asignatura de repertorio como en el escenario. Y ya ves, ahora me dedico a traducir. Es decir, que sigo en la línea de la interpretación, pero frente a un ordenador y trabajando con palabras, ideas y significados. Así que, con tu permiso, me subo al carro de «ser un poquito artista» :).

    ¡Un saludo!

    Responder
  2. Aida
    Aida Dice:

    Siempre me ha caído bien Hermes 😉
    Me encanta la expresión de confusión cuando entro en las salas de conferencia y digo que soy la intérprete.

    Responder
  3. Traductora en Londres
    Traductora en Londres Dice:

    Muy bonita entrada, enhorabuena. El otro día también estuve pensando en las similitudes y cosas en común entre traductores, intérpretes de idiomas e intérpretes escénicos y me ha gustado lo de que somos mensajeros y transmisores de información, como te predijeron en La Alhambra ;).

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario