La traducción de _palliative care_ y de_hospice care_

Si buscas alguna de estas dos expresiones en los diccionarios encontrarás que se consideran sinónimas y que la traducción de hospice care que proponen es «cuidados paliativos». Esto es así para textos generales, en los que se menciona el tema de pasada o sin profundizar demasiado.

Pero en textos especializados la diferencia entre hospice care y palliative care es importante:

En inglés, los palliative care («cuidados paliativos») son las medidas que se toman para reducir el dolor y otros signos y síntomas en personas que tienen enfermedades graves (pero que de momento no se consideran potencialmente mortales). Los pacientes pueden pasar años recibiéndolos. Reciben cuidados paliativos muchos pacientes con cáncer, nefropatías o sida* o con efectos secundarios de los tratamientos correspondientes. Los cuidados paliativos (que no sustituyen a otros tratamientos) ayudan al paciente y a su familia a afrontar cosas como las náuseas, las neuralgias o la dificultad respiratoria.

En cambio los hospice care (o end-of-life care, «cuidados para enfermos terminales») son para personas a quienes sus médicos les han dicho que no prevén que se recuperen de su enfermedad y cuya esperanza de vida, por lo general, es inferior a 6 meses. Además de reducir el dolor para que el paciente muera con dignidad, se trata de preparar a los pacientes y a sus familias para la muerte. Se suelen prestar en el domicilio del paciente y de ellos se ocupan familiares, profesionales, religiosos, asesores o trabajadores sociales. Pero también hay centros especializados en prestarlos.

Los cuidados paliativos (CP) forman parte de los cuidados para enfermos terminales (CET), pero no al revés. Naturalmente, muchos pacientes que reciben CP terminan por necesitar CET.

En los Estados Unidos, el American Board of Medical Specialties reconoce, desde 2006, la especialidad en Hospice and Palliative Medicine, lo que elimina la sinonimia de un plumazo.

*El sida es la fase final y avanzada de la infección crónica por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH); además, para diagnosticar el sida se deben cumplir estrictos criterios de laboratorio. Los portadores del VIH o las personas infectadas por él NO TIENEN SIDA.

Bibliografía

  1. Niederhuber JE y cols.: Abeloff’s Clinical Oncology, 6ª ed.