Gente que no vendrá a mi fiesta de traductores (porque no recibirán invitación)

Con motivo de mi próximo cumpleaños, personal (50) y profesional (25), voy a organizar una fiesta virtual con mis compañeros de profesión. En principio, todos estáis invitados; pero no sería yo si no limitara un poco la asistencia. He aquí la lista de gente que puede ir haciendo otros planes para ese día magnífico:

Los traductores que no traducen El mercado (y sobre todo la enseñanza) de la traducción está plagado de traductores que no traducen.  Escriben artículos, dan conferencias, acuden a congresos y opinan mucho y muy alto.  Pero no traducen. A algunos ni siquiera se les conoce una traducción.  Se dan casos de traductores que han decidido no traducir más: ya lo han hecho durante muchos años y están hartos. Pero hay muchos otros que (ya) no saben hacerlo: tanto hablar sobre la traducción les ha hecho olvidarse del milagro que nos pone todos los días ante la pantalla: convertir información sin alterarla.

Los traductores incultos Los hay de tres tipos: los que no leen, los que solo procesan información y los que no incorporan lo que aprenden a su vida y a su profesión.  A todos se les distingue por su falta de curiosidad. Que no vengan.

Los traductores pedantes y los talibanes de la ortografía y de la gramática Si no matizara esto, a mi fiesta no iba a ir ni yo.  Pero yo creo que no es pedante quien posee una cultura sólida y la emplea en su vida. Es pedante la persona engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad. Es pedante quien utiliza términos altisonantes, quien se inventa palabras, quien preguntado por la hora responde «Desde el punto de vista de la marca de género y teniendo en cuenta el texto meta…». La hora, my friend: te he preguntado la hora.

Los traductores quisquillosos Los que se ofenden por todo y por todos porque en sus diminutos ombligos no caben la ironía ni el sarcasmo, esas dos caras de la inteligencia que tan difícil lo tienen en el mundo moderno.

Los traductores que solo cuentan chascarrillos Vendrás a mi fiesta porque no eres de esos que en cuanto se junta con dos compañeros cuenta aquella vez que vio “burro” con v en un manual de un ministerio. Ojo: se admiten los chascarrillos, pero no a quienes SOLO hablan de eso. ¿Tienes una vida? Vente a la fiesta.
Los traductores narcisistas He aquí otro matiz que he de aclarar para poder acudir a mi propia fiesta. Me refiero a los que no hablan para opinar, ni para aconsejar, ni para ayudar; a los que no preguntan para saber,  sino para escucharse.  Los que preguntan para epatar y los que comentan para llamar la atención sobre sus diminutas carreras y sus patéticas vidas, que se queden en casa atendiendo a su ego, aunque él tampoco les necesita.
Los traductores de varias especialidades «Hace de todo, pero todo lo hace mal», se decía en una canción de Nacha Guevara. Lo siento, es mi fiesta y solo vendrán aquellos que, por dominar a fondo una especialidad, se han dado cuenta de que en esta profesión no se puede abarcar más que una (con suerte). Si eres de los que creen que pueden traducir medicina y derecho, por ejemplo, estás en un error, y además no estás invitado.

 Será una fiesta magnífica. Seguiré informando.

24 comentarios
  1. Pcsl
    Pcsl Dice:

    Grandes verdades las que dices.

    Ahora, lo que pasa también es que querrás ahorrarte un buen pico eliminando a tanta gente de tu lista de invitados :P. Pero puestos a eliminar, sin duda es una buena selección ;).

    ¡Saludos!

    Responder
  2. Curri
    Curri Dice:

    Yo me quiero apuntar, si puedo. He repasado los puntos y creo que no soy de los rechazados. Puedo aportar diversión, algo de chascarrillos, curiosidad, ganas de escuchar (porque no soy tan sabia como tú y me gusta aprender de los mayores)…

    En fin, que felicidades por adelantado. Y que hagas muchas fiestas más.

    Responder
  3. Esther
    Esther Dice:

    Cómo me ha gustado esta entrada: original, sorprendente y muy acertada en todo lo que dices. Yo también he repasado los puntos y espero recibir invitación, ¡la fiesta promete!
    Felicidades por el artículo y por el doble cumpleaños. 🙂

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario