El reportero tuitero y el espíritu de tuiter

No hace mucho leí un gorjeo del gran Pablo Muñoz Sánchez  sobre la posibilidad de que alguien se dedique profesionalmente a la retransmisión por tuiter de acontecimientos que no se retransmitan por otros medios (aunque puede hacerse por todos a la vez, claro). Era un comentario a vuelatecla, creo yo, pero se me vino a la cabeza la imagen del «repórter Tribulete» , un personaje de los tebeos de mi infancia , y así nació esta entrada de mi bitácora.

Por eso propongo, para empezar, llamarle «reportero tuitero»a quien ejerza la presunta nueva profesión, y adjudicarle las siglas RTT.

Para diferenciarse de una retransmisión por cualquier otra vía, la del reportero tuitero debe estar en todo momento imbuida del «espíritu de tuiter», que no es otro que responder siempre a la pregunta que te hace la pantalla: «¿Qué está pasando?». Pues eso, cuéntanos qué está pasando. Con tus ojos, tus oídos y tus posibilidades expresivas.

He seguido varias retransmisiones por tuiter y me parece una herramienta magnífica para dar a conocer cosas que pasan en congresos y ponencias de las que no me enteraría de otra forma. También para contar la actualidad incluso cuando, a la vez, hay imágenes en directo.

Para ayudar a ir sentando las bases de lo que podría ser una nueva profesión, he aquí lo que me gustaría y no me gustaría saber por medio de una retransmisión por tuiter:

·         Antes de empezar, me gustaría leer unas palabras sobre el edificio, la sala, el número de asistentes, si han pagado por asistir y cuánto; la media de edad también ayuda. Y, en seguida, me gustaría saber las horas de las pausas y del final de la charla;

·         me gustaría tener una idea de lo que se dice en la charla y de la impresión que le causa al reportero. No quiero un resumen de la charla, solo titulares (quienes imparten ponencias o seminarios deben ir tomando nota de lo que hacen los grandes oradores, como Xosé Castro , que desde siempre ha poblado sus charlas de jugosos titulares);

·         me gustaría conocer la opinión del reportero sobre la calidad de la ponencia: ¿es interesante? ¿se expresa bien el ponente? ¿qué medios técnicos utiliza? ¿lee su ponencia?;

·         me gustaría saber si el reportero está patrocinado (es decir, si opina libremente o no, cosas ambas lícitas);

·         no tiene ningún sentido que el reportero vaya pasando gorjeos ya redactados por el ponente o por otra persona, porque contraviene «el espíritu de tuiter»;

·         si no se entiende al ponente (por el idioma, porque vocaliza mal, por el sistema de sonido, lo que sea), quiero saberlo;

·         todo ponente da por sentado un determinado nivel de conocimientos sobre la especialidad de la ponencia. El reportero tuitero debe tenerlos y no puede transmitir la idea de que no entiende nada ni sabe de qué se está hablando. Mejor si es un experto;

·         en mi opinión, solo se puede tuitear bien si la ponencia se dicta en la lengua materna del reportero. La rapidez del proceso puede llevar a publicar en tuiter auténticas barbaridades, incluso en la lengua materna de uno;

·         no nos confundamos: a mí me parece que el reportero tuitero tiene mucho más de periodista especializado que de traductor con ínfulas mediáticas;

·         la retransmisión por tuiter debe ser informativa, no formativa. No la seguimos para aprender. El reportero tuitero debe lograr que yo me fije en sus gorjeos y que prefiera atender su etiqueta, dejando al margen las decenas de gorjeos que llegan por minuto (en momentos de gran actividad).

·         si además el RTT logra que el lector se interese por el tema tratado o por el orador (y le anime a consultar alguna web, por ejemplo), y le da tiempo a subir una foto, el trabajo será redondo.

¿Se te ocurren más cosas que te gustan o no te gustan en las retransmisiones por tuiter? Compártelas, por favor.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario