¿Qué es lo que hace grandes a los grandes traductores?

If you wish to read this post in English, clic here.
Per leggere questo post in italiano, clicca qui. Mille grazie, Alessandra Martelli!
Pour lire cet article en français, cliquez ici. Merci beaucoup, Amaury Lainé!


Traducción de Karina Pelech.

Hace aproximadamente un mes recibí una invitación en LinkedIn de Amaury Lainé, un traductor francés que me escribió para hacerme esta pregunta: «¿Qué es lo que hace grandes a los grandes traductores?»”
Son muchos los motivos por los que resulta obvio que no conozco la respuesta. Solo puedo adivinarla de lo que he aprendido de algunos grandes traductores con los que me he encontrado en el camino.
En primer lugar, me gustaría destacar la valentía y la inteligencia de Amaury. Buscó en Internet y encontró su objetivo. Redactó un mensaje personal al profesional (o a los profesionales, creo) a los que deseaba dirigirse. Se me acercó en Trikonf, un congreso de traducción celebrado este último octubre en Friburgo, y se sintió en libertad de presentarse y conversar conmigo. Esto es heroico y, por tanto, admirable.  
Así que él fue quien inspiró mi primer consejo sobre «lo que hace grandes a los grandes traductores». Él pidió 5 consejos, pero no he podido contenerme.
1. Los grandes traductores no temen a las redes sociales. Tampoco las desprecian ni las ignoran.

 
2. Los grandes traductores saben que su reputación yace exclusivamente en su trabajo diario. Saben que hay muchas otras cosas que ayudan, pero al fin y al cabo lo que importa son unas pocas decisiones terminológicas y estilísticas.

3. Los grandes traductores son infinitamente curiosos (Internet les cambió la vida de una forma inimaginable, y están profundamente agradecidos).


4. Los grandes traductores son indescriptiblemente humildes, generosos y educados (por eso la Naturaleza les impide responder a la pregunta clave del título). Por cierto: esto también es útil para los cineastas, los espeleólogos y los chefs franceses, entre otros.


5. Los grandes traductores LEEN mucho y leen cada vez más hasta el final de sus días. Si demoras más de 2 segundos para mencionar el o los libros que estás leyendo AHORA, jamás serás un gran traductor. Ni siquiera uno promedio. No hay excusa.


6. Los grandes traductores no toman de forma personal las críticas profesionales. Ni siquiera cuando son personales. La humildad vuelve a echar una mano aquí.


7. Los grandes traductores aman su trabajo. Se consideran un tipo de artista poco frecuente que intenta expresar la información del idioma de origen en el mejor idioma materno del traductor, sin dejar rastro alguno de su admirable trabajo. ¿Ya mencioné la humildad?

8. Los grandes traductores no le temen a la traducción automática. Saben que el arte no es cuestión de máquinas. Observan e intentan descubrir la forma en que la traducción automática puede trabajar para ellos en lugar de en contra de ellos.


9. Los grandes traductores corrigen todo el tiempo, principalmente su propio trabajo (pero también el de otros; muchas veces se los considera arrogantes).


10. Los grandes traductores sienten la necesidad de compartir sus conocimientos con los principiantes para facilitarles (¡y acortarles!) un poco el camino. Los límites entre este consejo y el exhibicionismo están por definir.
¿Cuál es tu opinión? ¿Qué es lo que hace grandes a los grandes traductores?

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a paratterminar Cancelar respuesta