Decálogo del lector de decálogos

¿Harto de leer decálogos que deberían salvarte la vida y sólo te hacen sentir culpable por que no das la talla? Aquí tienes el (pen)último, que te hará sentir muy bien:

1. Desengáñate: No es posible resumir la vida, una profesión ni el amor en un decálogo. Pero pueden ser divertidos.

2. No pierdas el tiempo con decálogos cuyos apartados tengan de más de cinco líneas de texto: si el autor no sabe resumir, es más que probable que su decálogo no merezca la pena.

3. Desconfía de los decálogos mal redactados. Hazme caso: las erratas llamativas, las faltas de ortografía y los caprichos con respecto a las normas de redacción privan al autor de la autoridad para dar consejos. ¡Pasar un corrector ortográfico lleva menos de un minuto!

4. ¿Qué te hace pensar que diez consejos son mejor que siete o que doce? Nuestro universo está escrito en base diez, pero el de la informática lo está en base dos (“si está de acuerdo, pulse uno; en caso contrario, pulse dos”). No te fíes de quien tenga que expresar su información en exactamente diez apartados.

5. Recuerda que el decálogo con más éxito de la historia, los diez mandamientos, lleva miles de años en el mercado y todavía no se sabe de nadie que lo haya cumplido todo a la vez. Y no olvides que hasta ESE decálogo puede resumirse en sólo dos frases muy cortitas (“amarás a dios sobre todas las cosas y al projimocomoatimismoamén”).

6. Huye de los decaloguistas que se toman demasiado en serio. Si el decálogo que estás leyendo no te hace sonreír, no es serio.

7. Comprueba siempre la personalidad profesional del autor del decálogo. Bienvenido a la era Google: En veinte a treinta segundos puedes averiguar si merece la pena seguir leyendo. Yo, sin ir más lejos, estoy en http://www.tremedica.org/socios/PabloMuguerza/. Sigue leyendo.

8. Pero si quieres algunos consejos que sirven para todo, aquí tienes: No sufras por adelantado, come brécol y papaya (probablemente, los dos alimentos más sanos que existen, salvo si eres alérgico a ellos), vive y deja vivir, sé agradecido, sé egoísta inteligente (ocúpate de que no falte nada a quienes te rodean), y sé positivo y optimista (y prepárate por si todo sale mal). Vamos a salir de esta.

9. Has de saber que, según la segunda acepción del diccionario de la Real Academia Española, decálogo es “conjunto de normas o consejos que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad” (las negritas son mías). Así que hasta aquí hemos llegado. Salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario